Santiago Benavides canta historias con mensajes del Reino

SantiagoB_internaEl 6 de mayo se realizó un concierto en Medellín en el cual participó el compositor e intérprete Santiago Benavides. Ese mismo día era el cumpleaños de mi mamá, así que la llevé con la expectativa de que le gustara. Qué felicidad cuando al escuchar las canciones de Santiago mi mamá puso esa carita de satisfacción. ¿Qué tienen sus canciones que hace que las personas se identifiquen con sus letras? El mismo Santiago me respondió: “Algo que he tratado que tenga mi música es que hable de la cotidianidad y de las vivencias de las personas; anhelos como: conformar una familia, tener un techo propio, hacer un viaje, desarrollar un proyecto”. Para esto se inspiró en el ejemplo de Jesús, quien hablaba del Reino a través de parábolas.

Las enseñanzas de Jesús se basaron en historias de la gente, historias campesinas en su mayoría, así que este es el modelo que usa Santiago Benavides para hablar en el lenguaje común de las personas y así introducir una semilla de Reino.

Santiago comenzó a escribir canciones cuando apenas era un niño de ocho años, a los 23 tuvo una agrupación llamada Aldaba con la cual trabajó por diez años, grabaron tres discos, luego sirvió como pastor en Bogotá y comenzó a hacer otro tipo de música. “Me interesé por hacer un arte popular, otro tipo de música para llegarle a las personas y hace siete años junto con mi esposa decidimos dedicarnos tiempo completo a compartir el evangelio a través de canciones, y desde ese momento, con un grupo de tres amigos más hacemos canciones a través de las cuales compartimos el evangelio”.

En la actualidad vive con su familia en Medellín, y en sus presentaciones Santiago está acompañado de tres bogotanos que residen en Ibagué: Mario Colmenares en la guitarra, Esteban Dávila en el bajo, y Sergio Gordillo en la percusión.

Hace dos años participó en Gospel Park: “haber estado en el evento fue algo que marcó mi vida. Hasta el día de hoy, esa noche representa uno de los momentos más gratos de mi camino al que siento que Dios me ha llamado y tengo mucha gratitud. Creo que lo que están haciendo es muy importante, por favor no dejen de hacerlo, no se desanimen, porque me imagino lo difícil que es mantenerlo.”

Para Santiago, Medellín es una ciudad que necesita mucha luz: “Estoy convencido de que Gospel Park es un festival que sana y purifica la ciudad; es como una diálisis espiritual. Quizás es difícil cuantificarlo y verlo, pero este festival trae mucho bien al alma de esta ciudad”, asegura.

Cuando salimos del concierto, mi mamá y yo estábamos felices y tarareábamos las canciones que acabábamos de escuchar: “…sigan al sancocho, entren a la fiesta, y que los abrigue el fogón de leña, sigan que a la mesa la bendice Dios, y si hay para uno, habrá para dos…”

Conoce más sobre Santiago en: http://www.santiagobenavides.com/

Galería fotográfica del concierto del 6 de mayo, cortesía: Gustavo Alexander Vargas Oropeza.

Recommended Posts