No retroceder, no rendirse

caerseHace unos años atrás hice parte de los scout, y durante una noche de campamento y juegos de acecho (juegos al aire libre en la noche), en medio de una competencia siendo casi media noche, dos equipos estaban empatados y el director del juego dio la última  instrucción: era en clave morse.

El primer equipo, como si el mensaje fuera en español, lo interpretó con  facilidad  y corrieron en pro de llegar al lugar que la instrucción indicaba para hallar en él un premio que les convertiría  en los felices y contundentes ganadores de tan valiosa y emocionante competencia. El segundo equipo no tardó mucho en interpretar el mensaje, tan  solo unos segundos, para salir corriendo hacia el mismo destino, con el mismo ímpetu y el mismo objetivo, llegar primero y entonces GANAR.

El líder del primer equipo en salir le tenía unos 20 metros de ventaja a su oponente directo, y faltando tan solo unos cuantos metros para llegar a su destino, cayó al piso, su oponente pasó caminando a su lado riendo irónicamente, pues la caída de su oponente le dejó fácilmente el premio en sus manos.

Yo era ese joven que comió algo de polvo en esa noche y vi cómo mi oponente pasó caminando mientras yo aún respiraba polvo, sentí que había perdido, conocí el sabor de la frustración, y lo confieso, por un segundo me di por vencido; pero sabes, desde mi situación pude ver cómo mi oponente no tenía claro el lugar exacto donde estaba el premio, pero el estar en el suelo permitió que el reflejo de la luna me mostrara con exactitud su ubicación, entonces tomé fuerzas, me levanté y por unos segundos mis pies fueron alas y tomé ese premio y mi equipo fue el feliz ganador, ¡qué hermosa noche de victoria!

Perspectiva. Sí, eso es lo que te da el suelo, una nueva forma de ver las cosas. Sabes, desde el suelo vemos con mayor claridad y objetividad, entonces al levantarnos podemos correr hacia el lugar correcto; de hecho, la carta a los Romanos 8:28 dice que a los hijos de DIOS todas las cosas le ayudan a bien, porque aún cuando todo se acabó, si levantas tu mirada, no te rindes, no retrocedes, ni te das por vencido, puedes llegar a la meta.

Recommended Posts