Los sonidos de Camilo Cuitiva invitan a un recorrido por las regiones de Colombia

CamiloCuitiva_iCamilo Cuitiva es un joven músico de 20 años de edad, quien desde hace un año y medio dio inicio a su proyecto musical en el que fusiona rock pop con reggae, ska, salsa, e invita a viajar por diferentes sonidos y motivos musicales: “algunos de esos sonidos son bastante alegres, pero también hay tiempo para levantar las manos y escuchar de esa esperanza que traemos a la ciudad. Las letras invitan a la paz y a la sana convivencia, a reconocer que hay un Dios sobre nosotros, un Jesús que nos salvó, que vino a morir por nosotros, pero no se trata de estar tristes, sino alegres porque tenemos esperanza en Él”, asegura Camilo.

La formación musical de Cuitiva comenzó como un pasatiempo: “cuando tenía 7 años alguien en la iglesia comenzó a dar clases de guitarra a los niños y en ese grupo estaba yo, pero a la vez estaba en escuelas de fútbol, haciendo deportes y estudiando la primaria en la escuela”. Pasó el tiempo y aunque las clases de música se acabaron, él investigaba sobre guitarra y cantaba. A los 12 años unos amigos de la iglesia entraron a una escuela de música de Robledo de la Red de Bandas y él junto con su hermano también entraron: “nos enseñaron teoría musical básica y después escogí el oboe, un instrumento muy sinfónico. Al salir del colegio me iba para la escuela de música a tocar o a ‘recochar’ con los amigos; ahí nos fuimos interesando más por el tema”.

En el proceso de formación permaneció por cinco años e hizo parte de la orquesta principal de la Red de Escuelas de Música. “La música clásica es un pilar fundamental en la formación de todo músico y gracias a Dios pude tener ese proceso. Ahora me sigo preparando, yo estudio música en la Escuela de Artes Débora Arango y estoy aprendiendo sobre música popular y latina, y ahora veo los frutos de esos cinco años tocando sinfonías”.

Camilo Cuitiva en la escena góspel

Desde pequeño, Camilo empezó a componer letras y a desarrollar su talento para hacer canciones y hacer música. En 2012 decidió no continuar en orquestas sinfónicas y comenzó a tocar saxofón. Cierto día, una amiga, Keren Armir, lo invitó a tocar saxofón en un concierto que se llamó Gratitud: “allí pude ver que la escena góspel estaba en un auge impresionante, y bandas como Risen, Keren Armir, GMG, que son bandas insignias en la ciudad motivaron el hecho de empezar a trabajar en el propósito que Dios había señalado para mí, pero que había aplazado por estar distraído en otros asuntos”.

En 2014, Dios habló una palabra directa a Camilo: “me dijo que mi música iba a llegar a muchas personas, iba a tocar corazones en muchas partes del mundo, y conforme a esa palabra creí y me puse a trabajar”. Después del concierto de Keren, Camilo habló con el productor Javier Montiel y él hizo los arreglos para dos de sus canciones. En enero de 2015 ya tenía conformada su banda, tenía repertorio y en marzo realizaron el lanzamiento de “Mi esperanza”.

Los músicos que integran la agrupación de Camilo Cuitiva son:

Carlos Alberto Correa “Litos”, en la guitarra eléctrica; José Telles, en el bajo; Sebastián Mesa, guitarra acústica; Cristian Requeme, piano; Keddin Medina, batería. Y músicos invitados como: José Vásquez en el clarinete; Carlos Macías, trompeta; Andrés Vargas, trombón; y Jairo Hernández, percusión.

Ellos estarán en la tarima Gospel Park 2016 en el Parque de los Deseos para interpretar canciones como: ‘La Flaca’, ‘Mi esperanza’, ‘Gracia’ (una canción que combina ska, reggae y salsa), ‘Me hace falta tu amor’ (una canción que suena a las montañas de Antioquia, un poco también a región Andina’. “Queremos que nos acompañen en ese recorrido por todos estos géneros, el rock y el pop, sabemos que vamos a saltar y a dar todo lo mejor en esa tarima el 31 de julio”, concluye el joven cantante.

Te invito a escuchar a Camilo Cuitiva en nuestra cuenta de Soundcloud:

 

 

 

 

Recommended Posts